Puma cuantifica sus impactos ecológicos

Publicado en por ADRY

Querer implementar una gestión socialmente responsable o un enfoque de negocios sustentable sólo porque es lo correcto, es como querer correr un maratón descalzo. A menos que le otorguemos un valor a este rumbo, la junta directiva no cambiará su dirección.

puma-sustentabilidadEn este contexto, PUMA se ha convertido en la primera empresa del mundo en poner un valor en los servicios ecológicos que utiliza para producir su calzado deportivo y ropa, lo que indica un cambio radical en la forma de hacer negocios.

PUMA ha publicado una valoración económica de los impactos ambientales causados por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el consumo de agua a lo largo de su cadena de suministro y se ha comprometido a integrar tanto sus impactos sociales como económicos.

Estamos hablando aquí de una verdadera gestión sustentable, que toma para generar resultados, el triple bottom line o la triple cuenta de resultados, es decir la información proveniente de sus acciones sociales, ambientales y económicas.

—Puma buscará jugar un papel catalizador en el aumento de conciencia respecto de que el modelo de negocio actual es obsoleto y necesita reformas decisivas, así como la creación de asociaciones y colaboraciones en la cadena de valor que exploren formas innovadoras para distribuir responsabilidades y costos, mientras se desarrollan nuevas capacidades, materiales y productos— señaló la marca a través de Jochen Zeitz, presidente y CEO de PUMA y Chief Sustainability Officer de PPR, propietaria de marcas de lujo que van desde Gucci a Stella McCartney.

En la industria de los deportes, Nike y Gap fueron pioneras en la creación de cadenas de suministro más transparentes, pero Puma se pone un paso delante de sus competidores con esta iniciativa.

La metodología ha sido desarrollado por PwC y Trucost, basada en un valor por tonelada de CO2 en £ 57 y un valor promedio de agua de £ 0.69 por m3. El análisis consistió en buscar todos los impactos que van desde la producción de materias primas, como el cultivo del algodón y la extracción de petróleo, a la transformación, con la participación de los transformadores de cuero, la industria química y la refinación de petróleo.

Un ejemplo claro de que la sustentabilidad sí puede manejarse con números y no con el viejo enfoque de la ética y lo correcto. Hoy, hay todo un nuevo horizonte

Etiquetado en RESPONABILIDAD SOCIAL

Comentar este post